Mujer, Trabajo y Sueños. Perspectivas de las Mujeres Trabajadoras Sexuales de Bolivia

Mujer, Trabajo y Sueños

Documento Político producido durante los talleres de ONAEM-RedTraSex en Cochabamba; Bolivia

Las Mujeres Trabajadoras Sexuales de Bolivia, integrantes de la ONAEM y de la RedTraSex, nos reunimos en la ciudad de Cochabamba los días 19, 20 y 21 de septiembre de 2011, debatimos sobre la situación de nuestro sector y reivindicamos lo siguiente:

 

  1. Nos reconocemos como Trabajadoras Sexuales, pero primero que nada somos mujeres y buscamos generar alianzas con otras organizaciones sobre todo de mujeres que respeten nuestra definición y sean sensibles a nuestra problemática.

  2. Queremos que la sociedad nos reconozca como parte integral de la misma y que muestren voluntad para la realización de proyectos que permitan nuestra integración social. No queremos que nos marginen ni nos aíslen en las denominadas “zonas rojas”, somos ciudadanas en pleno uso y conocimiento de nuestros derechos y por eso exigimos que se acabe la discriminación hacia nosotras y hacia otros sectores de la sociedad que han sido sistemáticamente discriminados.

  3. Exigimos que se reconozca nuestro aporte a la sociedad, como generadoras de empleos y como motor económico que sustenta a un gran número de bolivianos. Cumplimos un importante papel como promotoras del uso del condón y como activistas en el combate y prevención de enfermedades de transmisión sexual.

  4. Denunciamos la falta de condones para nuestro sector y la evasión del Estado de su obligación de garantizar la salud de la población. Sabemos que el Fondo Mundial hace aportaciones importantes para satisfacer esta necesidad, sin embargo las Trabajadoras Sexuales no recibimos la cantidad suficiente. La falta de preservativos dificulta la prevención y nos deja expuestas a la utilización de condones de mala calidad, poniendo en riesgo nuestra salud y la de nuestros clientes.

  5. Nos dedicamos al Trabajo Sexual, porque en países como el nuestro, esta es una de las pocas opciones laborales que permiten que las mujeres pobres y con poco acceso a la educación ganemos un salario que nos permita enfrentar nuestras responsabilidades como jefas de familia.

  6. Exigimos al estado la implementación de leyes que reconozcan el Trabajo Sexual como Trabajo. Esto mejoraría considerablemente nuestra calidad de vida y evitaría que las redes de trata de personas se aprovechen de los vacíos legales.

  7. Las trabajadoras sexuales en Bolivia no tenemos acceso a derechos tan elementales como el derecho a la salud, el derecho a la vivienda y a la educación.

  8. Queremos impulsar un cambio en la sociedad, soñamos con una sociedad más incluyente, menos discriminatoria y que permita que las mujeres decidamos sobre nuestra vida, sobre nuestro cuerpo. Soñamos con una sociedad en la que la dignidad de las mujeres deje de medirse desde su conducta sexual. Al reconocer y tolerar las diferencias de cada persona, se afirma la propia dignidad. Entonces, en la medida en que aquellas personas que niegan nuestra calidad de mujeres dignas, logren reconocernos como tales, ellas mismas aumentarán en dignidad. Somos mujeres dignas porque somos libres, porque merecemos respeto, porque somos capaces de elegir, de decidir que somos y cuales son nuestras aspiraciones. Somos Trabajadoras Sexuales y aspiramos a una sociedad que nos reconozca como tales y a un Estado que reconozca nuestros derechos y los haga valer.